• Català
  • Español
  • Artículo de Pilar Parra, La Guerrilla Comunicacional

    El 21 de junio, en la facultad de letras y ciencias humanas de la Universidad Abdelmalek Essaadi de Tetuán (Marruecos) se reunieron integrantes de La Guerrilla Comunicacional con jóvenes estudiantes del Master de Especialización en Cine Documental, junto al director del Master, el Sr. Hamid Aidouni y el reconocido Director de Cine Marroquí Jillali Ferhati.

    Inició el encuentro Julio Suárez,  después de las presentaciones previas, explicando qué es La Guerrilla Comunicacional, los motivos que mueven al colectivo, qué sistemática utiliza y en qué espacios sociales y mediáticos se sitúa. Incidiendo en el periodismo de análisis y de reflexión con una mirada desde un punto de vista marxista.
    Indicó también que, partiendo de la modestia de la acción del colectivo, están convencidos que las nuevas tecnologías han revolucionado el mundo de la comunicación. Hoy en día es más determinante una cámara de video que cualquier arma que destruya miles de vidas humanas, ya que con una cámara de vídeo, se puede llegar a cambiar las ideas de millones de personas, o como mínimo, provocar una reflexión que comporte una crítica.
    Recuerda que a través de entrevistas y documentales, denuncian, ofreciendo una visión a menudo lejos de la versión de los grandes medios de comunicación. Criticando también la máxima que persiguen los grandes medios de comunicación, que “de lo que no se habla, no existe”, así como también, denunciar otra estrategia de las corporaciones mediáticas, la siembra de multitud de noticias intrascendentes para conseguir  esconder las verdaderamente importantes.

    Se plantea a los presentes para qué sirve un documental. Desde La guerrilla Comunicacional entienden que, desde una mirada neoliberal , sirve para explicar algo con un hilo conductor y una resolución ya definida, sin ofrecer ningún planteamiento, sin la posibilidad de pensar, ¿para qué?. Se da todo hecho y rematado, sin análisis. También se concluye que, en los últimos años , el sistema audiovisual neoliberal  usa la estrategia del miedo como recurso.
    Por el contrario, desde el enfoque audiovisual socialista el objetivo es hacer pensar: ¿por qué ha pasado?, ¿cómo ha pasado?, ¿qué pasará? ¿qué podemos hacer? Debe llevar implícitas la crítica, la reflexión y la provocación. Provocar el pensamiento y dejar los finales abiertos. Desde La Guerrilla Comunicacional creemos que un documental debe  ser un trabajo pedagógico.
    A continuación, El profesor y cineasta HamidAidouni, director del MasterEspecializado en Cine Documental, nos explica la razón y los objetivos de este master:
    üLa recuperación de la memoria histórica Marroquí documentada. Nos comentó que los registros audiovisuales históricos están en Francia y España mayoritariamente, fruto del expolio cultural de la época colonial. Recuperar esas imágenes puede servir para conocer mejor su historia.
    üMostrar Marruecos con otra mirada diferente a la que los medios y  voces neoliberales ofrecen. Constatan que la gran mayoría de trabajos existentes sobre Marruecos son hechos por otros países, cuando en realidad, cada país ha de tener su propia mirada interna para conocer, comprender y validar su historia; ir modificando un presente que nos pueda conducir a un futuro distinto del que han diseñado para nosotros desde el poder.
    üDar voz a protagonistas de la  historia del país hasta ahora silenciados. 
    Nos indica que este curso es un proyecto pedagógico y de investigación. Basan su trabajo en tres pilares: la historia, los derechos humanos y el patrimonio. Cada alumno desarrolla un corto/documental sobre temas muy diversos, pero siempre con la denuncia social implícita en cada uno de ellos.
    Se incorpora al encuentro Jillali  Ferhati, reconocido director de cine marroquí, el cual nos habla de su obra. Relata  la generación que ha vivido y convivido con el miedo,  entre los años llamados “de plomo” y la revolución cibernética. Es una generación sacrificada, que quedó muda y sin memoria. Nos apunta con un proverbio la contundencia de la realidad: “Quien ha sido mordido por una serpiente, tiene miedo de una cuerda”. Y aún hay muchas cuerdas. El abordaje histórico, la crítica social son peligrosos y delicados, es un camino a recorrer sobre un fino hilo de sensibilidades. Es posible la crítica y la denuncia, ellos lo van haciendo con constancia. En realidad y de manera sorprendente, lo que más  pesa es la autocensura.

    Toda la población marroquí, crítica o no, tiene claro un código no escrito, no hablado, pero interiorizado. Saben los tres temas que no pueden-deben tocar: Alá, la patria y el Rey.
    Hay un margen de libertad en el que se puede trabajar, incluso ir un poco más allá del marco establecido. Jillali, opina que el marroquí es una persona pragmática, y que en el país existe una conciencia social pero no política. Es por ello que desde el mundo audiovisual se puede incidir y provocar el cambio, con la imagen como argumento y como formación.
    Queda patente la coincidencia de conceptos entre los dos grupos asistentes. El FestidoK 2014 contará con algunos de estos trabajos, que nos aporten una mirada sobre “el otro Marruecos”, propia, actual y crítica. Será sin duda un gran aprendizaje para compartir.

    Perfiles en Redes Sociales