• Català
  • Español
  • Read Time:3 Minute, 45 Second

    La administración pública desde hace años utiliza cada vez más la telemática, sobretodo para la realización de aquellas gestiones que los ciudadanos hacíamos de forma presencial años atrás. Así pues, de la germinación de la tecnología informática han florecido las llamadas «sedes electrónicas» a disposición del ciudadano en todas las páginas web de todas y cada una de las diferentes administraciones públicas, tanto a nivel estatal, autonómico, provincial o local, sin llamar a la puerta ni pedirnos permiso.
    Si lo analizamos desde el punto de vista de la comodidad, no hay duda de que se han evitado   desplazamientos y tiempos de espera, y, en un muchas ocasiones, regresos por falta de documentación que requería el trámite en cuestión y que, obligadamente, daban lugar a un nuevo desplazamiento y a un nuevo tiempo de espera.

    Y desde el punto de vista empresarial, ha sido una ganga disponer de un servicio las 24 horas durante los 365 días del año y accesible desde cualquier lugar. Servicio que defienden además como más ecológico ya que se consume menos papel y por supuesto representa un ahorro de tiempo al eliminar la suma de esperas y desplazamientos, como comentaba anteriormente. Y sobretodo, ha suprimido la figura del trabajador subalterno, aquel que se ocupaba de hacer llegar los trámites a la administración, reduciendo una parte de sus costes laborales empresariales. En esta línea, según el Observatorio de Competividad Empresarial de la Cámara de Comercio de España «El avance de herramientas como ésta favorecen un escenario donde Administración y empresas están más cerca. Para el 85% de las compañías españolas sus inversiones en digitalización fomentarán esa mejora de relaciones con el ente público»
    La Real Academia Española define la palabra «herramienta» así: 1. f. Instrumento, por lo común de hierro o acero, con que trabajan los artesanos.//2. f. Conjunto de herramientas.//3. f. coloq. Arma blanca, puñal, navaja, faca.//4. f. coloq. Cuernos de algunos animales, como el toro y el ciervo.//5. f. coloq. Dientes de la boca de una persona o de un animal. Me atrevo pues a decir que las nuevas prácticas que ofrece las administraciones para el uso de sus sedes electrónicas no son más que unas nuevas líneas de trabajo, transformadas en «herramientas» para reducir todo tipo de costes, empezando por los laborales, porque sin lugar a dudas, más allá de la comodidad, ha comportado especialmente una reducción en la ocupación laboral.

    Con esta nueva «herramienta», también está desapareciendo la atención personalizada ante un mostrador para aquellas consultas que se nos presentaban en algún momento de nuestras vidas. Pasando a ser sustituido el mostrador por un número de teléfono con los primeros dígitos 902, 901 o 900, que en muchas ocasiones te conducen a la nada, es decir, a desistir aburrida de esperar sin haber obtenido respuesta satisfactoria alguna. Y como casi siempre la complejidad y la excesiva y a veces ininteligible información en las webs te crean dudas y, al final, acabas recurriendo a alguien cercano en busca de ayuda.
    La empresa privada ha sabido aprovechar la ocasión de la situación excepcional que nos ha tocado vivir por la crisis sanitaria, para poner en práctica el teletrabajo, sobretodo a aquellas trabajadoras con dificultades para poder desplazarse al centro de trabajo. No todo son ventajas, estemos alertas, en muchos casos no se mantiene una rutina constante, sin hallar un equilibrio entre trabajo y descanso. Y, muy importante, poco a poco se va perdiendo el contacto con el resto de las compañeras. Es cierto que muchas habíamos deseado poder trabajar desde casa en algún momento, pero después de la experiencia vivida por muchas de nosotras preferimos volver a la oficina. Las dificultades prácticas son claras al no disponer de un espacio y mobiliario adecuado, los problemas tecnológicos y de conexión son desesperantes, y cuando tienes hijos la acumulación de cansancio y la falta de concentración llegan a una escala superior. Sin olvidar, que el uso prolongado del ordenador y la vida sedentaria produce una fatiga visual, una mala postura y obesidad, entre otros problemas de salud.

    Y muy importante, perdemos poco a poco la comunicación y el contacto con el resto de las compañeras. Esta pérdida de relación interpersonal puede llegar a ser muy perjudicial pues se cerrarán los caminos necesarios para trabajar en la consecución de mejores condiciones laborales. Y esta será una partida más, y muy importante, ganada por la patronal.

    Lola López

    La Guerrilla Comunicacional

    Més articles de

    Lola López