• Català
  • Español
  • Read Time:2 Minute, 2 Second

    Ya hace unos días que nos dejó nuestra compañera Viky. He dejado pasar un tiempo antes de escribir esta nota para digerir bien su marcha y acomodar adecuadamente en mi interior todos sus recuerdos, para volver a ellos cada vez que lo necesite. Me será imposible olvidarla pues consiguió dejar en mi algo de ella de lo que me siento muy afortunada.

    Buen viaje Viky

    Dentro de nuestro colectivo, la asociación La Guerrilla Comunicacional, Viky era la más guerrillera, ya que se enfrentaba a todos los males que azotan este mundo, como el resto del grupo, al mismo tiempo que afrontaba con dignidad y mucha valentía una lucha abierta, cara a cara, contra una incompasiva enfermedad. Una desigual lucha de aquellas que sabemos que son prácticamente imposibles de ganar. Pero ahí estaba ella, luchando siempre en dos frentes y disfrutando de la vida con su compañero, su hijo y su familia.

    Anteayer, en una emotiva despedida, mientras sonaba la canción Lágrimas negras en modo cubano, ya se me empezaron a encharcar los ojos inundándome de tristeza mientras recordaba lo que compartíamos, los momentos que tuve el lujo de vivir con ella y, como siempre, nuestro amor incondicional por esa pequeña isla pero gran país que es Cuba. No olvidaré jamás la brillantez de sus ojos cuando me explicaba su viaje por allá, acompañada de su amado Carles.

    Querida Viky, te vas y te veo navegar por este mar mediterráneo nuestro, en esa pequeña barquita, con la cara levemente hacia arriba para recibir la brisa marina y el sol, sin rumbo fijo ni objetivos, simplemente el de navegar y navegar hacía tu particular Ítaca. Y acariciarás el agua con la mano porque sabes que guarda la energía de todo aquello que entra en contacto con ella. Y así, de esta forma sencilla, estaremos todas en contacto contigo.

    Gracias Viky por haber existido, no hemos hecho de este mundo una versión mejor, ni la haremos, la sociedad está en decadencia y sin arreglo a la vista, pero si de algo siempre me alegro, mientras andamos por este fangal, es de conocer personas como tu, que me enseñan, me definen y me enorgullecen. Y si de algo no me alegro es de no haberte conocido antes. Buen viaje comandanta!

    PD: Creo que esta nota expresa y representa también los sentimientos de los efectivos de La Guerrilla Comunicional y de tantas amigas más que han querido muchísimo a Viky.

    Juli Suàrez

    La Guerrilla Comunicacional

    Més articles de

    Juli Suàrez